Los jóvenes que salen de sus hogares para luchar en las filas de los grupos terroristas en Siria provienen principalmente de entornos desfavorecidos, tienen bajos niveles de educación y “carecen de una comprensión básica del verdadero significado de la “Yihad” o incluso la fe islámica”, concluye el informe publicado el viernes.

Esto indica que un combatiente típico es “varón, joven, desfavorecido económica y educativamente, así como en el mercado laboral. También es más probable que provenga de un fondo social y políticamente marginado”.

El documento se basa en las entrevistas con 43 personas de 12 países. Tres cuartas partes de los consultados llegaron a Siria, pero posteriormente decidieron marcharse, mientras que otros fueron interceptados por autoridades de su propio país o fueron detenidos en el camino.

El profesor Hamed al-Said, de la Universidad Metropolitana de Manchester, y el experto en terrorismo Richard Barrett se reunieron con la mayoría de los retornados en prisión o bajo la atenta mirada de los servicios de seguridad.

La mayoría de los combatientes entrevistados que intentaron unirse a ISIS, el Frente Al-Nusra (o Frente Fath Al-Sham) o la coalición terrorista Ahrar Al-Sham, provenían de familias grandes y disfuncionales en zonas desfavorecidas de las ciudades, donde se “aislaban” de la actividad social, económica y política.

“La creencia religiosa parece haber desempeñado un papel mínimo en la motivación” de los entrevistados, añade el informe, el cual señala que en realidad lo importante eran los factores económicos, ya que los grupos terroristas prometían salarios, hogares, e incluso esposas.

Además, la “mala gobernanza”, especialmente el desprecio por el Estado de derecho, las políticas sociales discriminatorias, la exclusión política de ciertas comunidades, el acoso por parte de las autoridades de seguridad y la confiscación de pasaportes u otros documentos de identidad ha generado sentimientos de desesperación, resentimiento y animosidad hacia el gobierno y por ende proporcionado tierra fértil para los reclutadores terroristas, indica el reporte.

Algunos analistas dicen que el fracaso del proyecto de ISIS disminuirá su atractivo para los potenciales reclutas, aunque los excombatientes entrevistados de la ONU dicen que ya se “desilusionaron” con el grupo, incluso en su apogeo.

A pesar de un llamamiento a todos los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los autores lamentaron que sólo siete países aceptaron participar en el estudio, tres de la Unión Europea (UE) y cuatro de Oriente Medio y Norte de África.

Fuente: Hispantv