La controversia originada hace unas semanas a partir del referendo sobre la instalación de un cementerio musulmán en jurisdicción de Quebec podría tener un nuevo capítulo en las próximas horas.

La ciudad anunció que aceptó una oferta presentada por el Centro Cultural Islámico de Quebec (CCIQ), para adquirir un terreno municipal que permitirá ubicar el cementerio para la comunidad musulmana.

La decisión está sujeta a la aprobación por parte del Consejo Municipal local.

El precio de venta del predio es de 270.000 dólares más los impuestos y abarca una superficie de5.706 metros cuadrados, ubicados en las adyacencias del camposanto de Belmont.

El actual reglamento de zonificación permite la ubicación de un cementerio y no está prevista ninguna modificación a esa norma en el futuro próximo.

Durante más de 400 años la Ciudad de Quebec ha dado la bienvenida a diversas culturas, lenguas y religiones. No obstante, el ataque a un centro islámico en enero último, con su saldo de 6 muertos y 19 heridos, y la negativa de los habitantes de Saint-Apollinaire, en el mes de julio, que por 19 votos rechazaron la apertura de un cementerio musulmán en su ciudad, reavivaron el debate, llegando incluso a hablarse de racismo.

La solidaridad y el dolor se apoderaron del público tras el ataque en Quebec.
La solidaridad y el dolor se apoderaron del público tras el ataque en Quebec. © PC/Paul Chiasson

Dichos y hechos

El sangriento ataque perpetrado por Alexandre Bissonnette, de 27 años de edad, el 29 de enero último, cuando ingresó a los tiros a un centro islámico en el que se encontraban numerosos fieles, provocó una ola de consternación en todo el país.

Las muestras de solidaridad de los canadienses hacia las víctimas, sus familiares y toda la comunidad musulmana no se hicieron esperar.

A las mismas se sumaron los responsables de los diversos niveles de gobierno y los políticos de todos los partidos.

Esa reacción provocó una sensación de unidad y afecto entre los diferentes componentes de la sociedad canadiense, y quebequense en particular, que tuvo uno de sus puntos sobresalientes en el discurso que el imán Hassan Guillet pronunció durante la ceremonia fúnebre en la que se rindió homenaje a las víctimas del ataque.

Bissonnette dejó 6 personas muertas y una comunidad consternada.
Bissonnette dejó 6 personas muertas y una comunidad consternada. © Handout . / Reuters

En la ocasión, el imán agradeció la firme y pronta respuesta de parte del primer ministro canadiense Justin Trudeau, de su par provincial Philippe Couillard y del alcalde de la Ciudad de Quebec Régis Labeaume.

Sin embargo, la negativa al cementerio por parte de la localidad de Saint-Apollinaire puso paños fríos sobre los ánimos.

El titular del Centro Islámico de Quebec, Mohamed Kesri, calificó el rechazo al cementerio como un acto de discriminación.

Nuevos gestos

“El CCIQ está complacido con la resolución del proyecto de cementerio islámico en la Ciudad de Quebec”, sostuvo la entidad al referirse al visto bueno para la compra de tierras, que parece encaminar definitivamente a la apertura de una necrópolis para la comunidad musulmana.

La declaración reconoce además que el gesto trae aparejada una sensación de alivio para todos los musulmanes, quienes de ahora en más podrán tener un sitio en el que enterrar a sus seres queridos siguiendo los dictados y costumbres que les dicta su creencia religiosa.

Al respecto, Boufeldja Benabdallah, coordinador interino del proyecto por la CCIQ sostuvo que, a partir de ahora, numerosas familias musulmanas de la provincia no estarán sometidas al dolor que significa que sus seres queridos muertos sean sepultados a miles de kilómetros de distancia.

Del dolor a la esperanza tras el visto bueno de la Ciudad de Quebec al cementerio musulmán.
Del dolor a la esperanza tras el visto bueno de la Ciudad de Quebec al cementerio musulmán. © PC/Jacques Boissinot

La capital provincial se mostró preocupada por el asunto en varias ocasiones, llegando incluso a considerar la venta del ya existente cementerio de Belmont, pero la transacción no se concretó debido a impedimentos técnicos y a la regulación municipal vigente.

La última iniciativa propone la venta de parcelas adyacentes a Belmont y la construcción de un camino de acceso que facilitará los desplazamientos necesarios.

“Con este cementerio, los miembros de la comunidad musulmana de Quebec podrán finalmente tener un lugar en el corazón de su ciudad, donde los dolientes puedan congregarse y donde los muertos podrán tener su descanso final, cerca de sus seres queridos”, sostuvo el alcalde Labeaume al expresar su apoyo a la propuesta.

Sólo resta esperar la aprobación por parte del Consejo Municipal, que parece asegurada.

Fuente: RCI