México busca conquistar con la comida a 1800 millones de musulmanes, siempre que se cumplan con todos los requerimientos sanitarios aplicados por el sello halal.

Rogelio Pérez, director de la asociación Mexican Beef Exporters, explicó que “deberemos innovar para buscar nuevos rumbos”.

“La población musulmana es una oportunidad en el mercado a escala mundial y no típica para México, por eso no deberemos quedarnos con la producción tradicional, y sí buscar los mecanismos para llegar a más ciudadanos”, detalló.

Desde todos los sectores los mexicanos buscan expandir sus negocios y avizorar nuevos mercados, algunos son nichos nuevos como el mercado musulmán.

El sello halal es una especie de sello sanitario que permite la circulación de un determinado producto según la ley islámica, el cual es impulsado por autoridades y empresarios mexicanos. Para ambas naciones representa una oportunidad de negocio valiosa.

En la actualidad bajo ese sello operan 30 firmas de rubros cárnicos que exportan sus productos a través de la certificación halal, y aspiran que otros 120 más se incorporen al proceso de carne de res, pollo, alimentos del mar, salsas, café, entre otros. Los últimos nombrados están a la espera de ser aprobados para obtener su sello de calidad.

Eduardo Sánchez, presidente de Mexican Beef Exporters, expresó que “nuestra meta es alcanzar exportaciones por 1,000 millones de dólares dentro del mercado islámico”, según informa Segundo enfoque.