Iglesia Católica y Comunidad Musulmana de Burgos han lanzado esta tarde un mensaje de convivencia y tolerancia con motivo de la visita realizada por el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, al Centro Islámico Attaqwa, una de las cuatro mezquitas de la capital burgalesa que acoge a más de 200 fieles musulmanes.

El secretario de la comunidad musulmana, Mohamed Chograni Otmani, ha sido el encargado de recibir al arzobispo de Burgos, en compañía del imán Abdel Wedoud.

Chograni Otmani ha calificado de “muy importante” la visita de Fidel Herráez, un acto poco habitual entre las comunidades cristina y musulmana en el mundo, ha reconocido.

A su juicio, este tipo de encuentros sirven para demostrar a la sociedad que “cristianos y musulmanes tenemos mucho que compartir”.

Igualmente, el secretario de la comunidad islámica ha insistido en el papel que juegan ambas familias religiosas para conseguir la convivencia, la tolerancia y la paz en el mundo.

Chograni Otmani ha recordado que los fieles musulmanes están en contra de cualquier tipo de crimen y “sobre todo de los que se hacen en nombre de una religión”.

El terrorismo “no puede representar a ninguna religión y menos al Islam”, ha afirmado.

Por su parte, el arzobispo de Burgos ha destacado la conveniencia y la necesidad de “unirse para que entre todos nos podamos encontrar más a gusto en esta sociedad”.

Fidel Herráez ha reconocido que las relaciones entre cristianos y musulmanes han mejorado y ambas comunidades, “como creyentes en un ser trascendente”, deben unirse por una convivencia cada vez mayor.

El arzobispo ha recordado que esta no es la primera ocasión en la que, como representante de la Iglesia Católica en Burgos, se reúne con miembros de la comunidad islámica.

Además, católicos y musulmanes participan en un grupo de diálogo, creado por la Mesa Diocesana de Pastoral con Inmigrantes en 2008, que se reúne cada dos meses para intercambiar experiencias y hablar sobre temas relativos a ambos credos.

El imán Abdel Wedoud ha mostrado su disposición a “sacrificar el tiempo” que sea necesario para conseguir una convivencia pacífica entre cristianos y musulmanes.

Además, el imán ha apostado por acercar a la sociedad mezquitas como la visitada esta tarde porque “el desconocimiento es miedo”, y en Burgos la comunidad islámica cuenta con más de 2.000 miembros.

El Centro Islámico Attaqwa, ubicado en la calle Doctor Fleming de Burgos, es la última de las cuatro mezquitas abiertas en la capital y acoge a más de 200 fieles.

El arzobispo de Burgos ha sido recibido en la zona de culto y, a continuación, la comitiva ha conocido la mezquita y ha compartido un té con miembros de la comunidad musulmana. 

Fuente: http://bit.ly/2jj5LuG