“Vemos con preocupación y sentido pesar cómo en Birmania (Myanmar), los extremismos identitarios han pasado del discurso de odio, a la violencia, el apartheid y han entrado ya en el pogromo, contra un grupo de seres humanos de una etnia y una religión determinada, los rohinyás”, señala en un comunicado el presidente de la CIE, Riay Tatary.

En concreto, advierte de las reubicaciones en guetos de estos ciudadanos “excluidos de su nacionalidad y de la sociedad” así como del control y limitación de sus desplazamientos y número de hijos.

Por ello, se suma a las declaraciones de responsables de Naciones Unidas denunciando “este inhumano apartheid” y la violencia con víctimas mortales de este “odio” con “graves violaciones de derechos humanos”.

Además, la CIE denuncia que esta “discriminación y exclusión” se ha ampliado a todos los musulmanes del país, “incluso a los que ya gozaban de nacionalidad y ostentaban cargos políticos, los cuales se han visto excluidos de las listas electorales de sus respectivos partidos políticos, tan solo por ser musulmanes, aunque no fueran rohinyás”.

También advierte de la situación de grupos étnicos de mayoría cristiana que sufren discriminación “y hasta desnutrición, al igual que sus hermanos los rohinyás, malviviendo en zonas alejadas en exclusión y guetos”.

En este contexto, la CIE realiza un llamamiento a ciudadanos, instituciones y gobiernos, para ayudar a la población civil desprotegida en Birmania que sufre la violencia y eleva sus súplicas a Dios.

Fuente: http://bit.ly/2jq5odR