La acusación está contenida en una carta que 13 Premios Nobel y otros altos funcionarios dirigieron al presidente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, haciendo un llamado desesperado al organismo para que actúe y evite un genocidio en el país asiático.

“Durante los últimos dos meses, una ofensiva del ejército birmano resultó en la muerte de cientos de integrantes de la minoría rohingya y el desplazamiento de más de 30.000 personas”, afirma la misiva.

Los rohingya, originariamente de Bangladesh, son musulmanes. La mayoría de la población birmana es budista.

“Casas incendiadas, mujeres violadas, niños asesinados”, mientras “crucialmente, se prohíbe el ingreso de ayuda humanitaria” , denuncia la carta firmada por, entre otros Premios Nobel, el arzobispo Desmond Tutu, Muhammad Yunus, Malala Yousafzai, José Ramos Horta y Oscar Arias, según informa la BBC.

El mensaje critica abiertamente a la premio Nobel de la Paz Aung Sang Suu Kyi, quien tras dos décadas bajo arresto domiciliario lidera ahora el gobierno de Birmania.

“A pesar de repetidos llamados a Aung San Suu Kyi estamos frustrados porque no ha realizado ninguna acción para asegurar los derechos y la ciudadanía de los rohingya. Suu Kyi es la líder del país y la primera responsabilidad de un líder es liderar con coraje, humanidad y compasión”, señalan los Premios Nobel.
 

 

Fuente: http://bit.ly/2iYwQzY