La nueva mezquita inaugurada en la provincia de Akmola contigua a una iglesia católica y una iglesia ortodoxa, fue construida con las donaciones de la comunidad de creyentes de dicha región.

Los hijos y nietos de los musulmanes inocentes condenados por el régimen de Stalin, en la antigua Unión Soviética, fueron las personas que por primera vez enviaron cartas solicitando la construcción de la mezquita.

Se espera que esta mezquita se convierta en poco tiempo en un símbolo de la ciudad.

 

Fuente: IQNA