Una escuela islámica en la provincia de Lánao del Sur, en Filipinas fue atacada con un mortero el pasado 6 de agosto.

El ejército del país afirmó que el grupo terrorista de Daesh es el responsable de este ataque.

Un profesor del centro escolar manifestó que cuando el mortero impactó en una de las paredes, al menos 480 estudiantes estaban recibiendo clases, pero que ninguno sufrió heridas.

«Al momento del impacto, muchos de los estudiantes empezaron a gritar y algunos caían desmayados», explicó.

Fuente: IQNA