El jugador de los All Blacks Sonny Bill Williams, al que se le reprochó haber ocultado, en nombre de su religión, el logo del banco que patrocina a su equipo, fue autorizado a llevar una camiseta de los Auckland Blues distinta al resto de sus compañeros, sin dicho distintivo, según anunció este miércoles la Federación Neozelandesa.

“Williams ha decidido que no quiere portar en su camiseta ninguna publicidad sobre bancos o empresas que se dediquen a la venta de alcohol o al juego”, explicó la federación tras reconocer la “objeción de conciencia” del rugbier, ferviente musulmán, cuyo contrato incluye una clausula especial a ese respecto.

Por lo tanto, Williams podrá competir sin que se vean en su camiseta los logos de BNZ o Investec, patrocinadores del campeonato.

El deportista ya había cubierto, con un trozo de tela el logo del banco durante el encuentro del pasado sábado.

“Sonny posee creencias religiosas muy fuertes y nosotros las respetamos”, indicó el director de la Federación Neozelandesa de Rugby, Neil Sorensen, asegurando que “la objeción de conciencia deber estar justificada y, en este caso, consideramos que lo está”.

“El rugbier, no obstante, sí deberá portar el logo del patrocinador AIG, por tratarse de una compañía aseguradora”, matizó la federación.

Fuente: http://bit.ly/2oi3aAh