La mezquita más antigua de Vancouver, Canadá, está funcionando como un refugio durante la noche para cualquier persona que lo necesite durante el frío invierno.

Miembros de la comunidad islámica Al-Ŷamia Masŷid abrieron la mezquita el 18 de diciembre cuando las temperaturas cayeron por debajo de cero. En promedio, la mezquita ha protegido de 10 a 15 personas por noche, incluyendo a muchos jóvenes.

Voluntarios se encargan de atender a los menesterosos, según informa la agencia coránica, Iqna.