En este contexto el analista de asuntos de Turquía, Ethan Cohen, al subrayar que Ankara no quiere parecer demasiado pro-Israel, destacó que el acuerdo de reconciliación entre Ankara y Tel Aviv, se debe a la búsqueda de Israel para un cliente potencial de los contratos de gas lucrativo del Mediterráneo y el deseo de Turquía de volver a la escena regional.

El diario israelí también calificó como poco probable la reanudación de las relaciones militares entre ambos países en un futuro próximo.

Cohen, en su entrevista con el diario israelí dijo que la crisis de Siria, la tensión entre Ankara y Moscú por derribo de avión ruso, la amenaza persistente de Daesh y el cambio de posición por parte de la Casa Blanca han causado el giro del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, hacia Tel Aviv.

A partir de 1960 Turquía y el régimen israelí fueron  aliados cercanos en los campos de industria militar, la cooperación en seguridad, el intercambio de inteligencia y entrenamientos militares.

Ankara y Tel Aviv como resultado de los acuerdos firmados en 1994 y 1996 se habían convertido en los socios militares más cercanos en la región.

Al Waght