El portavoz del Ministerio ruso de Defensa asegura que EE.UU. pagará por todas sus devastadoras acciones en Siria.

La llamada ‘coalición’ liderada por EE.UU. “destruyó metódicamente la infraestructura económica de Siria desde 2012 para debilitar lo máximo posible al Gobierno sirio, a pesar de la amenaza (que ello suponía) para la población civil”, ha recordado este miércoles el general Igor Konashenkov.

Sorprendentemente, sin embargo, ni EE.UU. ni su coalición atacaron las instalaciones de producción petrolera capturadas en Siria por el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), que le permiten ingresar mensualmente decenas de millones de dólares por la venta ilegal del crudo y así reclutar mercenarios alrededor del mundo, ha observado el portavoz.

“Tarde o temprano, (Estados Unidos) tendrá que responder por todo esto”, ha asegurado el general ruso.

Por otro lado, el portavoz castrense ha respondido a acusaciones recientes del director de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés), John Brennan, según las cuales Rusia aplica en Siria una táctica de tierra quemada, destacando que, a diferencia de EE.UU., Moscú ha logrado “resultados reales” en la lucha contra el terrorismo en el país árabe.

Como “resultado más importante” de los esfuerzos de Rusia — con la colaboración de Irán y Turquía tras el intento de golpe- y sin el actual Gobierno estadounidense—, Konashenkov ha señalado los diversos acuerdos propiciados entre el Gobierno sirio y la oposición para establecer un alto el fuego e iniciar negociaciones de paz.

Brennan, cuyo país armó, financió y abasteció a grupos terroristas, acusó el martes pasado a Rusia de haber convertido Siria en tierra baldía y haber provocado miles de muertes de civiles al “jugar según sus propias reglas” en el país árabe.

Fuente: Hispan Tv