El primer ministro sirio Wael Al-Halqi anuncia que su país y Rusia han firmado un acuerdo para la reconstrucción de infraestructura en el país árabe por 850 millones de euros (960 millones de dólares).

La tarea más urgente consiste en la reconstrucción de la industria eléctrica y petrolífera.

“La parte rusa ha respondido a la idea de reconstruir la infraestructura y  para ello se han firmado numerosos tratos, entre los que se incluyen acuerdos por 600 millones y 250 millones de euros”, declaró Al-Haqui en una entrevista con RIA Novosti.

El principal objetivo será reconstruir la red eléctrica, las plantas de producción de petróleo y las refinerías. “En estos momentos más del 60% de las plantas no funcionan y necesitan petróleo para poder comenzar a operar. La red eléctrica no está completamente destruida”.

“Hay una red que conecta el norte  y el sur (desde Qamishli hasta Deraa”, declaró el político. “Todavía se suministra electricidad aunque la producción depende del combustible y el sector petrolífero ha sufrido más que el sector eléctrico a causa del terrorismo”.

Las refinerías que quedaron bajo el control del gobierno esán al límite, explicó Al-Halqui y comenta que el país necesita 35.000 toneladas de petróleo diarias.

“Actualmente refinamos estos volúmenes que se sirven para 24 horas para un mes, así el proceso no se interrumpe”, declaró.

Damasco también pretende reanudar las operaciones de las instituciones financieras del país, para lo que se requiere que se levanten las sanciones impuestas al principio de la guerra civil en 2011-12.

“Debido a que Siria no estaba aislada del mundo y mantenía importantes lazos financieros con la mayoría de los países, y también contaba con una buena reputación financiera, esperamos que comience el proceso para el levantamiento de las injustas sanciones sobre las transacciones financieras con el mundo exterior”, dijo Al-Halqi.

Publicado originalmente en ruso en RIA Novosti