La Federación Palestina de Sindicatos de Profesores y Empleados Universitarios y PACBI, la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel, están llamando a la universidad belga KU Leuven y al instituto de investigación INESC-ID de Portugal que se retiren del programa LAW-TRAIN financiado por la UE.

También exhortan a tres académicos británicos que figuran como asesores, Claire Nee de la Universidad de Portsmouth y Jo Taylor y William Finn, ambos del Colegio de Vigilancia, para poner fin a sus funciones en el proyecto.

LAW-TRAIN comenzó en mayo de 2015 con el objetivo aparente de “armonizar y compartir técnicas de interrogatorio entre los países involucrados para hacer frente a los nuevos desafíos en la criminalidad transnacional”.

Se trata de un proyecto conjunto con el Ministerio de Seguridad Pública israelí, la policía y la Universidad Bar-Ilan de Israel.

Pero expertos legales internacionales señalaron en junio que LAW-TRAIN viola las regulaciones de la UE y el derecho internacional porque el Ministerio de Seguridad Pública israelí “es responsable o cómplice en actor de tortura, otros crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra”.

Financiación de los crímenes de guerra

La policía de Israel y la Universidad Bar-Ilan también están directamente involucradas en numerosas transgresiones, incluyendo ejecuciones extrajudiciales, tortura, crímenes de guerra y colusión con la policía secreta de Israel, exponen los académicos palestinos.

“La cooperación con estas instituciones a través de LAW-TRAIN no sólo hace caso omiso de los derechos humanos de los palestinos”, añaden, “proporciona una luz verde para que estos métodos de tortura continúen, y peor aún, los presenta como un ejemplo a seguir en Europa”.

Los funcionarios de la UE afirman que LAW-TRAIN ha aprobado una revisión y evaluación ética, pero según los expertos legales, el proceso fue defectuoso e ignoraba los reglamentos clave de la UE que prohíben el financiamiento a individuos y entidades involucrados en graves faltas de conducta.

LAW-TRAIN está financiado por Horizon 2020, un programa de la UE que proporciona millones de dólares a los fabricantes de armas israelíes y violadores de derechos humanos bajo el pretexto de apoyar la “investigación”.

Por ejemplo, Horizon 2020está dando millones de dólares a Elbit Systems, una compañía israelí que está ayudando a los militares israelíes a evadir una prohibición internacional sobre el uso de armas de racimo.

A principios de este año, el comisario de ciencias de la UE, Carlos Moedas, visitó Israel para celebrar el papel de Israel en Horizon 2020.

Política europea de apaciguamiento

La lógica oficial del apoyo incondicional de la UE a Israel parece ser que al comprometerse en un “diálogo” y tranquilizar a Israel, Israel se sentirá lo suficientemente seguro como para tomar medidas hacia la “paz” y la mítica solución de dos Estados.

Pero el apaciguamiento de la UE ha tenido exactamente el efecto contrario, simplemente alentando a Israel a cometer más crímenes. En 2014, por ejemplo, la UE inició un “diálogo” dirigido a convencer a Israel de que congele las demoliciones de casas y estructuras palestinas en la Cisjordania ocupada.

Según un análisis, Israel respondió acelerando su demolición de estructuras financiadas por la UE.

En los últimos años, Israel ha destruido al menos 74 millones de dólares de proyectos financiados por la UE con total impunidad.

El mes pasado, Israel demolió varias escuelas y proyectos financiados por contribuyentes europeos en Cisjordania. La respuesta de la UE fue una declaración redactada débilmente, seguida de más premios para Israel.

Irónicamente, una de las protestas más pronunciadas –aunque inofensiva- contra las demoliciones provino del gobierno de Bélgica, que es profundamente cómplice de LAW-TRAIN: varios funcionarios judiciales belgas están involucrados en el programa.

Pero el fracaso más espectacular de la política de apaciguamiento de la UE se produjo en el reciente voto del primer ministro Benjamin Netanyahu de que Israel nunca removerá ningún asentamiento de la Cisjordania ocupada, demoliendo la cobertura incluso de los funcionarios de la UE más ingenuos y cómplices que Israel está interesado en una solución de dos estados.

Todos los asentamientos israelíes son ilegales bajo el derecho internacional, e incluso la UE pretende oponerse a ellos.

Pero no es de extrañar que Israel esté acelerando su robo y colonización el territorio de Cisjordania: el embajador de la UE a Tel Aviv declaró públicamente el año pasado que los productos fabricados en los asentamientos de Israel son “bienvenidos” en los mercados europeos, incluso cuando los principales grupos de derechos humanos están pidiendo una prohibición total de los negocios con los asentamientos.

Inconsciente

Actuando como si no se dieran cuenta, los burócratas de la UE continuaron recompensando a Israel esta semana con la visita de Elżbieta Bieńkowska, Comisario de “Emprendimiento” del bloque de 28 miembros.

Su objetivo es promover una mayor “cooperación” en campos como la ciencia y la tecnología, que a menudo codifican el desarrollo de armas y el comercio de armas.

Fuente: Ali Abunimah, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org