Nueve civiles murieron el miércoles por la noche en un ataque aéreo de la coalición liderada por Arabia saudita contra un funeral que se celebraba al norte de la capital yemení.

Los cadáveres de ocho mujeres y una niña fueron recuperados de entre los escombros del bombardeo, que tuvo como blanco una casa en el pueblo de Sheraa, a 30 kilómetros de Saná.

En el ataque también resultaron heridas 20 personas, doce de ellas graves.

La casa donde se celebraba el funeral, al que sólo asistían mujeres, pertenece al dirigente en el partido de Congreso Popular General, Ibrahim Mohamed al Nakey, según fuentes del partido.

Tras el criminal ataque, los aviones seguían sobrevolando la zona del crimen de forma intensiva.

No es la primera vez que la agresión saudí ataca a funerales en Yemen, el pasado 8 de octubre un ataque aéreo tuvo como objetivo una gran sala en Saná donde se celebraba un funeral, el ataque causó más de mil víctimas entre mártires y heridos.

escombros de la casa blanco del criminal ataque saudí

Fuente: Al Ahed.