Un niño sirio de 2 años se convirtió en el primer refugiado del año 2016 que pierde la vida en aguas del mar Egeo, al estrellarse un bote neumático con otras 35 personas.