En lo que parece ser un golpe de gracia para lo que Occidente ha venido calificando desde 2011 como “oposición siria”, varios miembros de esta última han anunciado su regreso al seno del Estado sirio y su paso al campo del presidente Bashar al Assad.

El primero en tomar esta decisión fue Nawaf al Bashir, jefe de la mayor tribu de Siria.

El periódico Rai al Youm ha hablado de un “arrepentimiento sonoro” de varios líderes opositores y destacó el papel jugado por la liberación de Alepo en la nueva postura de los mismos.

“Después de la reconquista de Alepo, las deserciones en las filas de la oposición se multiplican y grandes figuras opositoras piden ahora unirse al proceso de reconciliación nacional. Ésta es una muy mala noticia para las partes que apoyan a la oposición siria, ya que parece ser el comienzo del fin. Los miembros de la diáspora siria que decidieron unirse a la oposición anti-Assad saben ya que han perdido el apoyo de Ankara.”

Para el diario, el retorno de Bashir al campo de Assad es “el mejor regalo” que se podría haber hecho al presidente sirio en vísperas de las negociaciones de Astana, que deben reunir a finales de enero a los representantes de Damasco y a una delegación de representantes de los grupos opositores y de diez grupos armados. Además, Arabia Saudí y Qatar brillan por su ausencia en las conversaciones.

Para el periódico no es sólo el lugar que ocupan Nawaf al Bashir y su tribu en el seno de la sociedad siria lo que hace que su nueva postura pro-Assad sea un gran acontecimiento, sino también “la naturaleza de sus declaraciones”. Bashir afirmó haber dado la espalda a Assad en base a falsas acusaciones. Él añadió que “los opositores sirios no son más que instrumentos en manos de algunos países extranjeros y el hecho de tomar las armas constituyó un error muy grave del cual todo el pueblo sirio ha pagado las consecuencias”.

Otro líder opositor sirio, Michel Kilo, dijo en una grabación que los saudíes carecen de un patriotismo árabe y del sentimiento de pertenecer a una historia o una religión. Él acusó a Arabia Saudí de haber sembrado el caos en Siria.

La también líder opositora y periodista, Samira al Masalmeh, envió un mensaje, por su parte, al presidente del comité jurídico de la coalición opositora en el que criticó la ausencia de libertad de expresión en las filas opositoras y afirmó que la oposición siria ha perdido “su fe” y “su camino”.

Por otro lado, el ministro de Exteriores egipcio recibió el sábado al ex presidente de la Coalición Nacional Siria, Ahmed Yarba, para hablar sobre la situación del tema sirio y el cese el fuego. En una entrevista con periodistas árabes, Yarba acusó a la Hermandad Musulmana (prohibida en Siria y Egipto) de haber provocado la crisis en Siria, añadiendo que este grupo rechazó las negociaciones de Ginebra y acusó a los que participaron en ella de “vender a Siria”. Yarba dijo también que el futuro del presidente Assad debía ser decidido sólo por los propios sirios.

Rai al Youm estima que la liberación de Alepo ha provocado una onda de choque que parece hacer caer piedra a piedra el edificio de la oposición siria. “Tras la adhesión de Turquía al campo de Rusia/Irán, hace falta esperar que un mayor número de figuras del campo anti-Assad abandonen las filas de la oposición”.

Fuente: Rai al Youm