Las autoridades israelíes ordenaron la demolición de 274 edificios residenciales y otros 372 no residenciales en Cisjordania, mientras que destruyeron 88 edificios residenciales y otros 48 no residenciales en Al-Quds (Jerusalén), según indicó la organización pro derechos humanos B’Tselem en un informe emitido el martes.

La publicación añade que el régimen israelí realiza las demoliciones bajo el pretexto de “falta de permiso”, en un intento por “reducir la presencia de los palestinos” en su propio territorio.

Estas actividades ilegales en los territorios ocupados palestinos se realizan en el marco de una doctrina expansionista expresada el lunes por el presidente israelí, Reuven Rivlin, quien observó que Israel debe anexar Cisjordania y extenderse a los territorios palestinos aún no ocupados.

Fuente: Hispantv.