La resistencia islámica del Líbano, Hezbollah, celebró el jueves el día de los “Señores de la Victoria”, los líderes mártires de la Resistencia, Ragheb Harb, Sayyed Abbas al Mussawi e Imad Mughnieh, tres combatientes que, pese a ser asesinados por los sionistas, habían logrado grandes victorias contra la ocupación israelí, reconocidas en todo el mundo árabe. La celebración se realizó en tres simultáneos actos populares en tres localidades de Líbano.

El secretario general de Hezbollah, Hassan Nasrallah, respondió a las amenazas de la entidad sionista y las supuestas declaraciones “de guerra” de sus generales diciendo que “estas amenazas son las mismas desde su derrota en la guerra de julio de 2006” considerando que no son más que meras “fanfarroneadas”.

Nasrallah aseguró que lo que impide a la entidad sionista iniciar una nueva guerra contra Líbano no es el “permiso de Estados Unidos” ni el “apoyo de los países árabes”, sino la fuerzas de la Resistencia.

“La fuerza de la Resistencia, junto al ejército libanés y la firmeza del Presidente de Líbano, además del entorno popular favorable a la Resistencia es la garantía de que el enemigo israelí no podrá ganar una posible guerra contra Líbano”, afirmó el líder de la Resistencia.

El líder de Hezbollah aseveró que en caso de “nueva agresión”, las tropas israelíes ni siquiera tendrán tiempo de entrar en territorio libanés, subrayando que actualmente los sionistas están “construyendo muros en la frontera entre Líbano y Palestina ocupada, por primera vez en la existencia de la entidad sionista”, lo que refleja su miedo. “Si fueran tan fuertes como presumen ¿a qué vienen tantas medidas de defensa?, ironizó.

Nasrallah consideró que en el último encuentro entre Trump y Netanyahu se anunció el “fallecimiento” de las negociaciones para una solución a la causa palestina, señalando que la ocupación israelí seguirá con la política de expansión mediante la construcción ilegal de nuevas colonias que dividen más a Cisjordania ocupada, mientras a los palestinos sólo les queda amontonarse en la Franja de Gaza, cercada y sin puerto o aeropuerto.

El líder de la Resistencia aconsejó a los palestinos continuar la resistencia y no caer en la desesperación, subrayando que el mundo está cambiando y que “la nueva generación está creando nuevas formas de resistencia”, y conseguirán abortar todas las conspiraciones.

Hablando de las manifestaciones en Bahréin, Nasrallah destacó la postura del pueblo bahreiní que “defiende a su líder, Sheij Issa Qassem, con los pechos desnudos y los puños en alto” desde más de diez meses, de la injusticia del régimen de Al Jalifa, quien lleva seis años oprimiendo a su pueblo con respaldo de fuerzas saudíes.

En cuanto a Yemen, aseguró que en la agresión contra Yemen participan, además de países árabes como Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Gran Bretaña y el régimen sionista. “Yemen es uno de los terrenos de cooperación entre Arabia Saudí y los israelíes”, afirmó Nasrallah y agregó: “La sangre de los yemeníes que rechazan la humillación vencerá a la espada de la agresión”.

El líder de la Resistencia aseguró que “estamos a la puerta de eliminar el proyecto estadounidense-saudí-israelí llamado Daesh (ISIS)”, afirmando que Arabia Saudita en colaboración con Estados Unidos crearon al grupo terrorista Daesh “en beneficio de la entidad sionista”, para destruir Siria e Irak.

Fuente: Al Ahed.