Un bombardero B-52 de EEUU llevó a cabo el 3 de enero pasado un ataque en la provincia de Idlib sin coordinarlo previamente con las fuerzas militares rusas, causando más de 20 muertes de civiles, declaró el jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia, Valeri Guerásimov.

“El más reciente ejemplo fue el ataque perpetrado por un bombardero B-52 contra Sarmada, en la provincia de Idlib, sobre una zona incluida en el acuerdo de cese al fuego y sin notificación alguna a la parte rusa; a consecuencia del ataque murieron 20 civiles”, aseveró el alto militar ruso.

Guerásimov recordó que en septiembre del año pasado “la aviación de EEUU atacó a las fuerzas del Gobierno sirio en la región de Deir Ezzor, hecho que permitió a Daesh (grupo terrorista autoproclamado Estado Islámico) pasar a la ofensiva”.

Siria vive desde 2011 un conflicto en el que el Ejército gubernamental se enfrenta a grupos armados de la oposición y organizaciones terroristas, entre ellas Daesh y Frente al Nusra (actualmente, Frente Fatah al Sham), ambas proscritas en Rusia y otros países. Desde su comienzo, la guerra en Siria provocó entre 300.000 y 400.000 muertos, según altos cargos de la ONU. El 30 de diciembre, entró en vigor en el país una nueva tregua, mediada por Rusia y Turquía.

Fuente: Sputnik News