Los soldados sionistas lanzaron gases lacrimógenos contra los indignados, que respondieron con piedras.

Más de mil 1600 prisioneros iniciaron este lunes una huelga de hambre para demandar mejores condiciones penitenciarias.

Diversas ciudades palestinas fueron escenario de masivas protestas en solidaridad con los presos políticos.

Portando las fotos de sus seres queridos encarcelados, los participantes en las protesta hicieron hincapié en resistir para vencer las atrocidades que comete el régimen de Tel Aviv.

La huelga, bajo el lema libertad y dignidad, desafía el silencio guardado por la comunidad internacional ante al trato brutal e inhumano que reciben los prisioneros por parte del régimen israelí, además de denunciar la prohibición de visitas familiares, la falta de atención médica, el confinamiento solitario y las detenciones sin cargos ni juicios.

Recientemente, el Comité Palestino de Asuntos sobre Presos cifró en un millón el número de palestinos detenidos por las fuerzas israelíes desde 1948, y agregó que 210 murieron como resultado de exterminios extrajudiciales o por negligencia deliberada bajo tortura.

Al Mayadeen