El secretario del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kelly, reveló el martes que actualmente el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI) ha iniciado investigaciones en todos los estados ante posibles eventuales ataques terroristas.

Durante un discurso en la Universidad George Washington, Distrito de Columbia, Kelly aseguró que la medida se produce en momentos en que la posibilidad de que EE.UU. sufra un ataque terrorista es tan “amenazadora hoy” como fue el 11-S.

“La amenaza para nuestra nación y para el estilo de vida estadounidense no ha disminuido. De hecho, la amenaza se ha metastatizado y se ha descentralizado, y el riesgo es tan amenazante hoy como lo fue aquella mañana de septiembre hace casi 16 años”, señaló.

En este contexto, dijo que en los últimos 12 meses se han registrado 37 complots vinculados al grupo terrorista EIIL (Daesh, por sus siglas en árabe) para atacar Estados Unidos, lo que Kelly llamó un “salto sin precedentes” en un tipo de violencia que es “notoriamente difícil de predecir y controlar”.

Asimismo, destacó el hecho de que Internet desempeña un papel importante a la hora de alimentar la violencia doméstica, ya que los terroristas usan teléfonos para difundir su mensaje y proporcionar instrucciones sobre cómo fabricar explosivos.

“Si es un terrorista con una conexión a Internet […], puede reclutar nuevos soldados, planear ataques y subir videos llamando a la yihad con solo unos pocos clics”, advirtió Kelly.

El grupo terrorista EIIL ha amenazado en reiteradas ocasiones con atacar a los militares estadounidenses, entre otros ciudadanos de ese país.

La llamada coalición internacional liderada por Estados Unidos contra el EIIL inició el 8 de agosto de 2014 ataques aéreos contra Irak, so pretexto de luchar contra esa banda terrorista. A finales del mes de septiembre, los extendió a Siria, sin el consentimiento de Damasco. Sin embargo, cientos de civiles han muerto en esos bombardeos.

Hispantv