Aviones de combate de la coalición internacional liderada por Estados Unidos bombardeó posiciones de fuerzas aliadas al Ejército Árabe Sirio (EAS) en el este de al-Sweida hoy, aseguró el Pentágono esta mañana.

El ataque se habría llevado a cabo en posiciones del gobierno en las cercanías del pozo Rasi’i luego de que el EAS avanzara 35 km al interior de territorio controlado por insurgentes rebeldes cerca de la frontera con Jordania.

De acuerdo a fuentes militares en Damasco, el ataque habría sido una “advertencia” para detener los avances de las tropas del gobierno sirio en la zona, sin embargo esto no fue confirmado por el Alto Mando del Ejército Sirio. La misma fuente aseguró que el avión que realizó el ataque fue jordano, no estadounidense.

Las fuerzas atacadas serían parte de los batallones Imam Ali (Kataib al-Imam Ali), una milicia shiita iraquí aliada al gobierno de Damasco, formada el 2014 y que incluye en sus filas la “Brigada del Espíritu de Dios Jesús hijo de Maria” (Kataib Rouh Allah Issa Ibn Miriam), compuesta por cristianos.

Esta sería la segunda vez que la Administración Trump respalda un ataque sobre las tropas sirias tras el bombardeo a la base aérea de Shayrat.

Estos ataques se suman al bombardeo que el pasado 17 septiembre de 2016 esta misma coalición realizó durante una hora a las posiciones sirias en Jabal al-Thadreh, una posición estratégica en la zona de Deir Ezzor que se encontraba justo bajo ataque del ISIS.

Tras la muerte de al menos 62 soldados en el ataque, la posición fue ocupada por los terroristas, lo que les permitió establecer un cerco en torno a la base aérea militar de Deir Ezzor que se mantiene hasta el día de hoy.

Al Masdar