Miles de personas se congregaron en la provincia bosnia de Srebrenica para conmemorar los 20 años de la matanza de ocho mil musulmanes varones en 1995.​

Restos de 136 víctimas identificadas de la aniquilación, considerada en Naciones Unidas como genocidio, ocurrida del 11 al 13 de julio de 1995 fueron sepultados en el cementerio memorial de la localidad, situada en Bosnia oriental.

Al sepelio masivo asistieron unas 50 mil personas, entre familiares de las víctimas y supervivientes.  En ese campo santo y en otros 200 cementerios ya han sido enterradas unos seis mil 241 cuerpos.

“Aquí perdí a mi padre. Imagino su sufrimiento”, expresó Emina Malic, a la agencia AFP, que estaba recien nacida cuanto ocurrió la matanza. “Semejantes dramas no deben volver a repetirse”, añadió la joven entre lágrimas.

Begajeta Salihovic, quien enterró a su padre en el cementerio dijo que cuando supo del hallazgo de sus restos “tuve la impresión de que acababa de morir”. Salihovic también perdió a un hermano en la aniquilación de musulmanes, y otros dos al inicio del conflicto bosnio, que nunca fueron hallados.

El primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, acude a los actos conmemorativos, y ha publicado este sábado una carta en la que definió la matanza como un “crimen monstruoso”.

“No hay palabras para expresar la tristeza y el dolor por las víctimas, ni la ira contra los que cometieron este crimen monstruoso”, dijo Vucic sin emplear la palabra “genocidio”, como la cataloga la llamada comunidad internacional.

Las fuerzas serbio-bosnas en Srebrenia ejecutaron aquellos días 11 , 12 y 13 de julio a ocho mil adolescentes y hombres musulmanes casi al término de la guerra entre comunidades bosnias (1992-95). La peor matanza en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Srebrenica era una especie de enclave en ese entonces, una zona protegida por cascos azules holandeses de la ONU. Las tropas bajo el mando del general serbobosnio Ratko Mladic ocuparon la provincia por la vía de la violencia.

Dos días después comenzaron las ejecuciones masivas de musulmanes.
El conflicto bosnio dejó más de 100 mil muertos y dos millones de refugiados, aproximadamente la mitad de la población de entonces, indica AFP.

El Gobierno de este país declaró luto nacional en un territorio dividido en dos tras la guerra: uno serbio – la Republika Srpska (RS) – y el otro croata-musulman, unidos solo por instituciones centrales.

La matanza ha empañado las relaciones entre relaciones entre Serbia y Bosnia por diferencias en las opiniones de mandatarios europeos.

Por el crimen masivo, los líderes político y militar de los serbios en Bosnia, Radovan Karadzic y Ratko Mladic, fueron acusados como autores intelectuales de la matanza y son juzgados actualmente por “genocidio” en el Tribunal Penal Internacional para la exYugoslavia.

Bosnia, de 3,8 millones de habitantes, es un país europeo pobre segmentado en comunidades, pero se mantiene como candidato para adherirse a la Unión Europea, señala EFE.

Los musulmanes conforman el 40 por ciento de la población, los serbios, 30 por ciento de cristianos ortodoxos y croatas (10 por ciento de cristianos católicos), que siguen sin reconciliarse.

Fuente: TelesurTV