Las regulaciones introducidas frente al lavado de dinero se ven socavadas por la falta de coordinación de las autoridades, estiman expertos mexicanos.

A pesar de que la regulación en contra del lavado de dinero es sólida, la efectividad en el combate de este ilícito es uno de los focos más complejos tanto para el sector comercial como para el industrial, lo que vuelve a este delito el más difícil de probar en material legal, según expertos intervinientes en Lavado de dinero en México, programa especial de El Financiero Bloomberg TV.

Jorge Alberto Lara Rivera, presidente del Buró de Seguridad y Legalidad Financiera mexicano, dice que “en materia de prueba es el delito más complejo de probar”, y uno de los factores que se deben reforzar para realizar un trabajo más eficaz es la concordancia de las autoridades. En otras palabras, que exista cooperación entre las instituciones para combatir cualquier ilícito.

Angéliza Ortiz Dorante, doctora en Derecho Público por la Universidad Autónoma de Barcelona, asegura, por su parte, que se ha avanzado en cumplimiento técnico, pero hace falta ver los resultados de efectividad del combate contra el lavado de dinero.

A propósito del tema de la efectividad, se precisó que en octubre el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) entregará los resultados sobre el cumplimiento de las recomendaciones en materia de prevención y combate al lavado de dinero.

En cuanto al tema del sistema de regulación, Iván Alemán Loza, socio fundador de la consultora jurídica Alemán y Asociados, mencionó que México está blindado, pero no es inmune, ya que hace falta pasar a las sentencias, a los procesos, a que los casos se prueben y no sólo queden en el registro de una irregularidad.

Los tres expertos coinciden en que el tema del lavado de dinero es algo complejo que tiene dimensiones que sobrepasan a un solo país, por lo que la medición de este problema tiene dos caras: en algunos estudios, México es protagonista de los países con mayor índice de lavado de dinero; en otros, ni siquiera figura en los primeros lugares.

“Hay estudios, como de universidades de Australia y Holanda, donde México no figura en los primeros lugares. En algunos sí estamos y en otros no. México tiene una regulación muy sólida, y en algunos casos está sobrerregulado. Es muy distinto en diversas instituciones. La regulación va más allá que en otros países. Lo que se tiene que ver es qué método se utilizó para ver en qué lugar se puso a los países”, explica Ortiz Dorante.

“El lavado de dinero es un tema delicado. De inicio no conozco una metodología inmune para realizar los estudios. Tanto la cifra como la metodología serían delicadas. El lavado de dinero es un fenómeno internacional. Se necesitan políticas públicas, coordinación y cooperación entre instituciones mexicanas y otros países. Además, es necesario tener la capacidad de desmantelar al delincuente, de enfrentarlo”, sostiene Alemán Loza.

 

Fuente: HispanTV