“Hoy en día, casi dos mil millones de personas usan una fuente de agua potable contaminada con heces, los que les pone en riesgo de contraer cólera, disentería, fiebre tifoidea y polio”, cita el comunicado a la médica española María Neira, Directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS.

De acuerdo con sus evaluaciones, “el agua potable contaminada causa más de 500.000 muertes por diarrea cada año y es un factor importante en varias enfermedades tropicales desatendidas, incluyendo gusanos intestinales, esquistosomiasis y tracoma”.

El comunicado, recogido en el sitio web de la OMS, indica que los países no están aumentando lo suficientemente rápido el gasto para alcanzar las metas de acceso a sanidad y agua potable en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

En ocho de cada diez países la financiación de programas correspondientes aún es insuficiente.

Para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, las inversiones en infraestructura deben triplicarse a 114.000 millones de dólares anuales, según la estimación del Banco Mundial que no incluye los costos de operación y mantenimiento.

Fuente: http://bit.ly/2nV2apr