Según compartió Andréi Shipélov, director de la subdivisión RT-Invest, la idea es erigir en primera instancia un total de cinco plantas: cuatro estarían ubicadas en los alrededores de Moscú y otra en la ciudad de Kazán. Gracias a la iniciativa, solo en la capital rusa será procesada una quinta parte de los residuos generados por la megalópolis, que actualmente ascienden a 12 millones de toneladas anuales.

La primera planta incineradora será puesta en marcha para el año 2021 y, ya para el 2023, las cinco entrarán en servicio, afirmó Shipélov. En total, el proyecto ecológico abastecerá de energía eléctrica a 1,5 millones de habitantes.

El Gobierno ruso ha proclamado este 2017 el año de la ecología. El propósito gubernamental es impulsar proyectos medioambientales y mejorar la condición ecológica del país. En abril de este año, el presidente ruso, Vladímir Putin, aprobó la Estrategia de Seguridad Ecológica del país eslavo hasta 2025.

En abril del 2016, Rusia se unía a los más de 170 países que firmaron el histórico Acuerdo de París. El documento compromete a los países a establecer medidas para prevenir el impacto humano en el cambio climático.

Fuente: http://bit.ly/2uSWZpd