Se trata del gigante multinacional Aspen Pharmacare, que con dicho plan tenían la intención de hacer que el precio de estos fármacos aumentara hasta 40 veces, según reveló el jueves el dirario The Times, citando documentos filtrados de la compañía, entre ellos correos electrónicos internos.

Aspen Pharmacare compró en 2009 los derechos para fabricar cinco fármacos contra el cáncer de la empresa británica GlaxoSmithKline (GSK). Posteriormente, la compañía aumentó drásticamente los precios de esos medicamentos.

Como resultado, en 2013 en el Reino Unido y Gales el precio del Busulfán, un fármaco contra la leucemia, aumentó de 5.20 a 65.22 libras esterlinas, una subida de un 1.100 %, mientras que el Clorambucil, un medicamento contra el cáncer de sangre, pasó de costar 8.36 libras por paquete a valer 40.51 (una libra esterlina equivale a 1.25 dólares).

Se presume que para incrementar los precios Aspen Pharmacare se aprovechó de un vacío en las leyes británicas que permite aumentar los precios si se cambia la marca de los fármacos.

Donar o destruir

En España la compañía intentó aumentar el precio de los medicamentos hasta un 4.000 %, es decir, 40 veces. A raíz de esas intenciones surgió en 2014 una disputa con las autoridades españolas. En mayo de 2016 la compañía suspendió la venta directa de cinco fármacos, aunque tenía existencias en almacenes.

En octubre del mismo año, uno de los empleados de la sede europea de Aspen Pharmacare en Dublín (Irlanda) preguntó a sus superiores qué hacer con estas existencias, y un alto ejecutivo de la compañía le habría respondido que “las únicas opciones serán donarlas o destruirlas” si las autoridades sanitarias españolas no llegaban a un acuerdo sobre los nuevos precios. 

En 2013, la compañía amenazó con dejar de suministrar fármacos a Italia si las autoridades no llegaban a un acuerdo sobre el aumento de precios. Se entiende que las autoridades italianas posteriormente fueron obligadas a consentir la subida de precios tras un período de escasez de medicamentos que supuestamente fue orquestada para aumentar la presión.

Dennis Dencher, el director ejecutivo de la filial europea de Aspen Pharma, ha remarcado que los aumentos de precios estuvieron dentro de “los niveles apropiados” para “promover el suministro sostenible a largo plazo” y ha agregado que los precios anteriores eran “insostenibles”. La firma también ha negado que el déficit de medicamentos fuera provocado, pero ha esquivado responder a las preguntas sobre la destrucción de fármacos.

Fuente: http://bit.ly/2pjttcX