Un estudio descubre estructuras en el cerebro con hasta 11 dimensiones, un trabajo innovador que revelará los secretos arquitectónicos más profundos del cerebro.

Utilizando la topología algebraica de una manera nunca empleada antes en la neurociencia, un equipo del Proyecto Blue Brain ha descubierto un universo de estructuras y espacios geométricos multidimensionales dentro de las redes del cerebro, según recoge la página web Infosalus.

La investigación, publicada este lunes en ‘Frontiers in Computational Neuroscience’, muestra que estas estructuras surgen cuando un grupo de neuronas forma una “pandilla”: cada neurona se conecta a otra neurona del grupo de una manera muy específica que genera un objeto geométrico preciso. Cuantas más neuronas hay en una pandilla, mayor es la dimensión del objeto geométrico.

“Encontramos un mundo que nunca habíamos imaginado. Hay decenas de millones de estos objetos incluso en una pequeña partícula del cerebro, hasta siete dimensiones, y en algunas redes incluso encontramos estructuras de hasta 11 dimensiones”, subraya el neurocientífico Henry Markram, director del Blue Brain Project y profesor de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Lausana, Suiza.

Markram sugiere que esto puede explicar por qué ha sido tan difícil de entender el cerebro. “Las matemáticas que usualmente se aplican a las redes de estudio no pueden detectar las estructuras y los espacios de alta dimensión que ahora vemos claramente”, afirma.

Si los mundos en 4D despliegan nuestra imaginación, mundos con cinco, seis o más dimensiones son demasiado complejos para que la mayoría de nosotros los entendamos. Aquí es donde aparece la topología algebraica: una rama de la matemática que puede describir sistemas con cualquier número de dimensiones.

Los matemáticos que llevaron la topología algebraica al estudio de redes cerebrales en el Proyecto Blue Brain fueron Kathryn Hess, de EPFL, y Ran Lev, de la Universidad de Aberdeen, Escocia. “La topología algebraica es como un telescopio y un microscopio al mismo tiempo, puede ampliar las redes para encontrar estructuras ocultas —los árboles en el bosque— y ver los espacios vacíos —los claros— todo al mismo tiempo”, explica Hess.

Fuente: HispanTV