En este contexto, Mohamad Hasbalá, el dueño de una fábrica de fibra de vidrio en la asediada Franja de Gaza, informó el viernes que, debido al implacable cerco israelí contra la zona, se vio obligado a cerrar el departamento especializado en la producción de varios tipos de estructuras utilizadas en parques infantiles.

Añadió que antes del bloqueo israelí impuesto contra la Franja de Gaza compraba un galón de resina de fibra de vidrio por 55 dólares, mientras que actualmente tal cantidad equivale a 500 dólares. Las reparaciones de las zonas de juegos y juguetes se han vuelto demasiado costosas como resultado de las alzas en los precios.

Caminando a través de uno de los parques infantiles de Gaza es fácil detectar los muchos columpios y toboganes rotos, además de agujeros repartidos por toda la zona. Un guardia de uno de los parques señaló que la zona de juegos no podía ser reparada debido a la falta de materiales disponibles.

Fuente: http://bit.ly/2iVFxNS