Un grupo de arqueólogos descubre en Egipto ocho momias, sarcófagos de madera de vivos colores y figuritas funerarias en una tumba de la época de los faraones.

La tumba está situada en el Alto Egipto y cuenta con casi 3500 años de antigüedad. Además está cercana a la ciudad de Luxor, un verdadero museo a cielo abierto, y del Valle de los Reyes. Al parecer pertenecía a Userhat, un magistrado de la 18ª dinastía (1550-1295 a.C.) que poseía el título de “juez de la ciudad”.

“Fue una sorpresa descubrir tantos elementos dentro: utensilios de arcilla con el nombre del propietario de la tumba, varios sarcófagos y momias, así como más de un millar de ushebti”, pequeñas estatuillas funerarias que eran colocadas en las tumbas para sustituir al muerto en los quehaceres del más allá, indicó el ministro egipcio de Antigüedades, Jaled al-Anani, durante una visita a la tumba organizada para la prensa.

En un primer momento, la portavoz del ministerio de Antigüedades, Nevine El Aref, había informado del hallazgo de “seis momias”, aunque precisó que esta cifra podría aumentar por la presencia de fragmentos adicionales.

Más tarde, el jefe de la misión arqueológica, Mustafa Waziri, anunció un total de “8 momias y 10 sarcófagos” encontrados en la tumba. “Continúan los registros”, añadió.

En la tumba, los expertos egipcios se afanan alrededor de sarcófagos de madera, rotos pero bien conservados, decorados con personajes y motivos faraónicos de vivos colores: amarillo, rojo, negro y azul. En su interior se encuentran las momias, envueltas en lino blanco, ennegrecido por los años.

“La tumba data de la 18ª dinastía, pero al parecer fue reutilizada durante la 21ª dinastía (1070-945 a.C.), una época conocida como la de los saqueadores de tumbas”, indicó a AFP Waziri, cuyo equipo efectúa los registros en el sector de Deraa Abul Naga.

 

Fuente: HispanTV