Quizás uno de los aspectos menos conocidos de Darwin es su profundo racismo. El estudio del pensamiento de su obra y de sus escritos, arroja bastantes luces para entender porqué sus teorías cayeron tan bien en los círculos de intelectuales racistas de la Inglaterra victoriana. Charles Darwin consideraba a los europeos blancos más “avanzados” que otras razas humanas. Presuponía que el ser humano evolucionó a partir de criaturas parecidas a los monos, de tal manera que mientras unas razas habían progresado más que otras en su evolución, las más atrasadas mantenían algunos rasgos simiescos aún.

 

Murió en Downe, Kent (Inglaterra) el 19 de abril de 1882. Esperaba ser enterrado en el patio de la iglesia de St. Mary, en Downe, pero por petición de sus colegas, el presidente de la Royal Society, William Spottiswoode, convino un funeral de Estado en la Abadía de Westminster, donde fue enterrado junto a John Herschel e Isaac Newton. Solo cinco personas que no pertenecieran a la realeza tuvieron el honor de recibir un funeral semejante durante el siglo XIX.

 

Fuente: Universia