Esta batalla tuvo lugar el 18 de abril de 1847, entre el ejército mexicano al mando del General Antonio López de Santa Anna y las fuerzas norteamericanas al mando del General Windfield Scott, en el lugar llamado Cerro Gordo, situado a 35 kilómetros de la ciudad de Xalapa.

Con la rendición del puerto de Veracruz el 28 de marzo de 1847, el siguiente objetivo de las fuerzas invasoras era la ciudad de México, así que comenzaron a avanzar hacia la capital, encontrando el camino más viable por la vía a Xalapa, avanzando sin ninguna complicación hasta llegar a acampar en el poblado de Plan del Río.

Mientras tanto, Santa Anna había tomado la decisión de esperar el avance de los norteamericanos en Cerro Gordo, en los cerros “El telégrafo” y “La atalaya”, desde la cual se dominaba el camino y la villa; aunque se hizo un reconocimiento previo del lugar en el que se encontraron algunos inconvenientes para realizar el ataque, aún así Santa Anna ordenó que se hicieran las operaciones de ataque en ese sitio.

El general Scott mandó al General David Twiggs al frente de 7000 hombres avanzar por la parte izquierda del ejercito mexicano situado en el cerro “El atalaya” para llegar a su retaguardia y así evitar su retirada, mientras que las brigadas del General Gideon Pillow harían frente a las fuerzas locales.

Al saber el plan de ataque de los norteamericanos, Santa Anna trató de interceptar el ataque de Twiggs, pero no logró hacerlo, los invasores los rodearon, cortaron la línea de retirada, y tomaron posesión de su campamento y sus baterías; al ver todo perdido, las tropas mexicanas huyeron como pudieron del lugar para evitar quedar sitiadas.

A las 10 de la mañana del 18 de abril la batalla había terminado, con casi 1000 soldados muertos y heridos del bando mexicano, entre ellos el General Ciriaco Vázquez, además de 3000 soldados hechos prisioneros. Por el lado invasor se sufrieron 400 bajas.

 

Fuente: destinoveracruz